NACIONAL

Por - CNEC
11-02-20 10:18

#SmartWater: Yucatán inteligente y con sentido social

Ernesto Piedras. Economista egresado del ITAM con estudios de posgrado en la London School of Economics. Ha desempeñado diversos cargos en las secretarías de Hacienda y Crédito Público, de Programación y Presupuesto, en la Comisión Federal de Electricidad y en presidencia de la República. Ha sido coordinador del diplomado en Análisis del Mercado de las Telecomunicaciones en el ITAM, donde es profesor de asignatura desde 1997 en la licenciatura en Economía y maestría en Políticas Públicas. Ha representado a México en la London School of Economics and Political Science. Líder de opinión en el tema telecomunicaciones, es columnista del diario El Economista y constante colaborador en televisión y radio. Autor de varios libros sobre el tema, es director de The Competitive Intelligence Unit, firma de consultoría e investigación de mercado de alcance regional y con amplia experiencia en las comunicaciones, infraestructura y tecnología.

 

La civilización humana ha concentrado esfuerzos importantes en torno al aprovechamiento del agua. Esto debido a que el recurso hídrico constituye uno de los pilares sobre los que descansa el desarrollo humano, el crecimiento económico e incluso, el florecimiento de las culturas y las sociedades.

La infraestructura hidráulica moderna está compuesta por canales, presas, estaciones de bombeo, esclusas, redes de abastecimiento, sistemas para aguas residuales, sistemas de riego, drenaje y hasta pozos de recarga artificial de acuíferos. Con todo ello, la humanidad se asegura de internalizar los beneficios que derivan del acceso al vital líquido.

Este desarrollo infraestructural no se encuentra exento de la incorporación y la marcada tendencia hacia las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Esta consiste en soluciones para ciudades inteligentes y aplicaciones del Internet de las Cosas (IoT) en los servicios públicos.

 

#SmartWater: en la búsqueda de Yucatán inteligente

Hace poco, esta entidad, crisol de diversos aspectos sociales, culturales, económicos y políticos que la dotan de singularidad y notoriedad a lo largo del territorio nacional, fue sede del desarrollo del proyecto conocido como Smart Water[1]. En este destacan dos aspectos fundamentales: por un lado, la vocación y ecosistema tecnológicos del estado que conforman el suelo perfecto para el florecimiento de soluciones TIC. Por el otro, el complejo sistema del acuífero yucateco lo hacen altamente susceptible a contaminación por actividades humanas.

Smart Water utiliza sensores inteligentes habilitados con tecnologías inalámbricas que miden, en tiempo real, parámetros de calidad del agua, desde los depósitos de agua operados y administrados por la Junta de Agua Potable y Alcantarillado de Yucatán (Japay). Esta inteligencia, sumada a la aplicación móvil llamada “Dime H2O”, permite un monitoreo óptimo del recurso hídrico.[2]

El proyecto responde a las adversas condiciones geohidrológicas de la península, las cuales hacen que el acuífero sea susceptible a la contaminación y detona la necesidad de un mecanismo de monitoreo en tiempo real y acceso a la información desde una plataforma ubicua que sólo las tecnologías móviles habilitan.


Pilares de Smart Water: e-gobierno y e-ciudadano

El proyecto descansa sobre dos grandes cimientos en lo que se refiere a su diseño: el tecnológico, que resultó en la constitución de una solución de e-gobierno; y el social, que fue resultado de la conjunción de esfuerzos con la ciudadanía. A su vez, cada uno cuenta con elementos específicos que facilitaron su ejecución.

 

· Pilar tecnológico: e-gobierno. Los elementos tecnológicos involucran tres soluciones fundamentales: sensores de monitoreo de calidad del agua, redes 4G y software especializado.

Los sensores inteligentes colectan información en tiempo real de parámetros específicos de la calidad del agua y se encuentran instalados en dos puntos, uno de potabilización y otro de distribución en la ciudad de Mérida. Concretamente, miden factores como turbiedad, cloro libre, carbón orgánico disuelto (COD), carbón orgánico total (COT), conductividad del agua, temperatura, nitratos y pH.

Las redes 4G son fundamentales, ya que son el canal a través del cual las autoridades y la comunidad conocen, en todo lugar y momento, los parámetros de la calidad del agua y su evolución.

Con ello, las autoridades pueden tomar acciones correctivas en casos de desviación de la norma base, y los ciudadanos podrán observar de manera constante la calidad del recurso hídrico administrado por la autoridad.

Finalmente, el software consiste en una aplicación móvil denominada Dime H2O, que tiene la función principal de permitir la visualización de información de calidad del agua, contenidos educativos que detallan el significado e impacto que tiene, y pone en contacto a la Japay con la comunidad.


· Pilar social: e-ciudadano. Este se basa en que toda solución tecnológica debe tener un acompañamiento social. Por ello se compone de dos elementos trascendentales: las Ferias del Agua y la participación de la comunidad Dolores Otero y circundantes.

Las 100 familias participantes del proyecto recibieron teléfonos inteligentes con la aplicación Dime H2O precargada. Con esta herramienta, participaron en actividades comunitarias cuyo objetivo consistió en el fomento de la cultura del agua, la importancia del derecho de acceso al recurso hídrico y, por supuesto, el aprendizaje de conocimientos específicos sobre la calidad del vital líquido.


Este trabajo comunitario recibió el nombre de Ferias del Agua, eslabón que une a la tecnología y Gobierno con los ciudadanos. Entregar plataformas móviles no es suficiente, debe existir un ejercicio de acompañamiento y seguimiento para garantizar el óptimo aprovechamiento comunitario, esto representa el corazón de las Ferias del Agua.

La participación de la comunidad Dolores Otero y circundantes, fueron determinantes para el éxito del proyecto. La ciudadanía involucrada demostró genuino interés y preocupación por informarse sobre la calidad de este recurso, pues reconocen su importancia y dieron la oportunidad a las plataformas digitales de convertirse en intermediarias en este ejercicio de transparencia.

 

Impactos sociales y para el desarrollo

En términos de eficiencia para la operación de la Japay, Smart Water y su aplicación Dime H2O, permitieron al personal del organismo ahorrar hasta 80 % del tiempo destinado a la recolección de muestras de parámetros específicos de calidad del agua (turbidez, cloro residual, conductividad y pH).[1]

Por otro lado, en un lapso de tan sólo tres días, los sensores recolectan más de dos mil mediciones de parámetros como nitratos, carbono orgánico disuelto y carbono orgánico total, significativamente más que lo recolectado a través del muestreo tradicional.

En lo que toca a su dimensión social, Smart Water, a través de sus intervenciones, demostró que el 99 % de la comunidad participante tiene mayor confianza en su conocimiento sobre la calidad del líquido.

A su vez, el proyecto se alinea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. Por un lado, de forma indirecta, hace correspondencia con el objetivo de salud y bienestar, tal que la iniciativa busca el empoderamiento de las personas para que busquen acceso a agua de mejor calidad.

Agua limpia y saneamiento es otro objetivo compatible, ya que promueve no sólo el acceso al recurso como derecho humano, sino también el acceso a que sea de buena calidad.

Todo ello fue posible al crear conciencia durante las Ferias del Agua, sobre las fuentes de este recurso, su provisión y las acciones necesarias para garantizar su potabilidad y consumo óptimo.

 

Conclusiones

En un mundo donde la sociedad evoluciona continuamente, es menester que los avances tecnológicos se encaucen hacia el beneficio social, así como a un mejoramiento del entorno en el que vivimos. Smart Water es un ejemplo detonador del poder de las TIC aplicadas a contribuir al bienestar a través de un recurso vital: el agua.

Este recurso que representa un presupuesto básico para la vida, lo es también para las civilizaciones. Al tener efectos transversales en toda la operación económica y social, se vuelve prioritario integrar todos los avances tecnológicos en su extracción, administración y distribución, para beneficio de la sociedad.



[1] Caso de Estudio: Smart Water. Disponible en: https://bit.ly/34Fr7px


[1] Este programa es coordinado por The Social Intelligence Unit (thesiu.net), auspiciado por Qualcomm® Wireless Reach™, y que suma los esfuerzos y experiencias de s::can, Grupo LAN y Colectividad Razonatura, en campos de tecnología de monitoreo de calidad del agua, desarrollo de software y desarrollo sustentable, respectivamente.

[2] Video del proyecto Smart Water-Dime H2O. Disponible en: https://bit.ly/2PBxh5D







SOLICITAR INFORMACIÓN
Nombre*
Apellidos*
Empresa*
Correo electrónico*
Teléfono
Sector
Comentarios