COVID-19: EL MUNDO SE DETIENE, PERO LAS EMPRESAS NO

Por - Noé
18-03-20 15:19

El impacto y las repercusiones que ha tenido el virus COVID-19 a nivel mundial han sido drásticas ante la amenaza latente de contraer la enfermedad, incluso se podría asegurar que ha pausado la economía de algunas naciones ante esta pandemia global.

Por: Diego Miguel Angel Rivera Mares, responsable de Investigación de Tendencias y Mercados de la Dirección de Educación Continua de la IBERO.


De acuerdo con la página de internet Novel Coronavirus (COVID-19) Situation[1], los países que sufren más contagios de esta enfermedad son: China (80,981), Italia (15,113), Irán (10,075), República de Corea (7979), España (2,965), Francia (2,860), Alemania (2,369), Estados Unidos (1,264), Suiza (858) y Japón (675), entre los primeros 10. En tanto que en México sólo se tiene registro de 15 personas portadoras de él (COVID-19)*.

Datos al 13 de marzo de 2020. *

                                                                                                                                                                    
                                                                                                                         

Las medidas que han tomado estos gobiernos, por ejemplo, han sido igual de radicales debido a la rapidez con la se extiende el coronavirus por el mundo, y con el objetivo de contenerla se afanan a medidas que afectan su economía y trascienden a diversos ámbitos del sector público y privado.

                                                                                                                                                                                                                                            

Una de las notas que más llamó la atención fue el anuncio que dio el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, al informar que se suspendían por 30 días los ingresos de vuelos provenientes del Reino Unido, así como de la Unión Europea, esto como medida preventiva ante al crecimiento de los contagios del coronavirus.

                                                                                 

Asimismo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) tipificó el brote del nuevo coronavirus como una pandemia. "Hemos evaluado que el covid-19 puede caracterizarse como una pandemia", señaló Tedros Adhanom, director de la OMS.

                                                                               

¿Cómo afecta y qué oportunidades de mejora hay en México?

                                                                                                                                                       

La problemática sobre este virus tiene una amplia diversidad de variantes, pero todo se concentra en cómo impacta a los diferentes sectores de la industria, los análisis se han concentrado en lo económico y en el sector salud.

                                                                                                                                    

Pero, ¿cómo podemos hacer frente a esta adversidad? El consumo de productos es uno de los principales sectores que se vinculan a lo económico, aunque se debe considerar que el empleo es esencial para tratar de mantener el flujo de dinero, pues de lo contrario se generaría una mayor depreciación del peso.

    

Lo anterior lo menciono al leer que “ante la potencial expansión del brote del coronavirus (covid-19) en México, en caso de que un trabajador contraiga la enfermedad, los patrones tienen el derecho de suspender temporalmente la relación de trabajo sin necesidad de pagar el salario, de acuerdo con la consultora legal Hogan Lovells”[2].

  

Aunque la repercusión es para ambas partes, esto habla de una nula preparación que existe en algunas empresas para hacer frente a cualquier eventualidad que llegue a presentarse, y que no tenga una afectación mayor para la empresa y para el colaborador/a.

                                                                                                                                                                                                                                               

Una de las medidas que se están implementando, desde antes de la pandemia y no en todos los lugares, es el trabajo en casa, teletrabajo o home office, el cual es una medida benéfica para ambas partes, pues permite al empleado/a el desempeño de sus labores profesionales sin la necesidad de presentarse físicamente en la empresa.

                

Este tipo de medidas se han implementado como un modelo nuevo de trabajo que ha tenido impacto en grandes corporativos, así como en medianos y pequeños negocios, con el que se contempla la viabilidad de hacer un cambio en la visión tradicional y apostar por la innovación de la tecnología a largo plazo pensando en hacerlo más rentable.

                   

Por ejemplo, en la IBERO se está apostando por este esquema laboral, aunque no aplica en todos los puestos (por el momento), y la transición es paulatina. Lo que se realiza actualmente dentro de la universidad es que se rola al equipo de trabajo para que al menos un día de la semana haga home office considerando que esto tenga una mejora en la productividad y un efecto positivo en el ambiente de trabajo.

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

De acuerdo con Efrén González, Coordinador del Centro de Empleabilidad IBERO, los beneficios son varios y aplican para ambas partes:

  1. Alza en la productividad: Cuando se trabaja en una oficina, los empleados tienden a alargar la duración del tiempo […] Por lo contrario, en un trabajo a distancia, las métricas y resultados pueden ser bajo objetivos, logrando así maximizar las horas laborales.
  2. Calidad de vida: Ahorro de tiempo en traslados y tener menor exposición a factores estresantes como la inseguridad de la ciudad y la movilidad, son algunos elementos que logran que el empleado tenga mayor calidad de vida”.
  3. Reducción de costos: Se tiene la idea que sólo los empleados son los que se benefician económicamente al trabajar desde casa […] pero las empresas ahorran también mucho dinero. Se estima que, con el trabajo a distancia, una empresa puede reducir sus gastos generales en un 30 % al año.
  4. Beneficio al medio ambiente: El trabajo a distancia es respetuoso con el medio ambiente. La gran mayoría de los empleados conducen sus propios vehículos para llegar a sus trabajos o bien utilizan el transporte público. Eso produce contaminación que acaba pasando factura a nuestro medio ambiente y a nosotros mismos[3].

                                                                                                                                                                                                                                                                 

En conclusión, la IBERO cuenta con las herramientas tecnológicas para poder atender a distancia cualquier eventualidad que se presente, poniendo como prioridad siempre el bienestar de la comunidad universitaria, así como de sus colaboradores/as ante este brote de pandemia que probablemente pueda afectar en próximos días a esta institución educativa.                                                                                          






SOLICITAR INFORMACIÓN
Nombre*
Apellidos*
Empresa*
Correo electrónico*
Teléfono
Sector
Comentarios