CRIPTOMONEDAS PARA LA INCLUSIÓN FINANCIERA EN MÉXICO

Por - CNEC
17-09-19 18:18

Pablo Barragán.Marketing data analyst and community de Bitso.



Las empresas que ofrecen servicios financieros utilizando tecnología de criptomonedas, trabajan en un objetivo concreto: lograr inclusión financiera en un futuro próximo. Por inclusión me refiero a proveer servicios financieros de calidad a todos, para que sean beneficiarios y aportadores de la economía, en primer lugar en México, y en el largo plazo, en el resto del mundo.

Algunas de las variables consideradas para medir la inclusión financiera de un país son: bancarización (algún tipo de cuenta en instituciones financieras), acceso a instrumentos de ahorro (generadores de interés), acceso a modelos de inversión, crédito y envío/recepción de remesas. De éstas, la más relevante es la bancarización, pues al acceder a ella se pueden habilitar los demás servicios.

 

Logrando la inclusión financiera


México es el país con el peor índice de desigualdad financiera de todos los miembros de la OCDE, la agrupación de 36 Estados que trabajan en conjunto para resolver problemas comunes a nivel internacional.

Esto se debe en parte a la baja inclusión financiera que aquí existe. Sin mayores detalles, el porcentaje de redistribución de riquezas es menor al 5 %, ampliamente inferior al promedio de la OCDE (36 %). Ante esta preocupante realidad, resulta natural que el sector privado se involucre y construya cada vez más proyectos financieros utilizando las nuevas tecnologías.

Aterrizando esto al mundo de las criptomonedas, lo que nos ofrecen con su carácter descentralizado, universal y basado en blockchain, son instrumentos monetarios que lograrán una inclusión financiera a grandes escalas, haciendo visibles a los que hoy no existen en el sistema financiero actual.

Según datos del Banco Mundial 2017, en México sólo el 37 % de la población adulta (mayores de 15 años) tiene una cuenta bancaria, aunado a que más del 80 % de las transacciones se ejecutan en efectivo (cifras de la SHCP). Sólo 40 % de los adultos ahorran y de éstos, sólo el 35 % lo hace mediante su institución financiera o banco. Menos del 0.5 % invierte en la bolsa de valores, comparado con más del 55 % de norteamericanos que lo hacen. Como éstas, así podríamos encontrar infinidad de cifras que afirman los problemas de inclusión financiera y desbancarización en México.

 

Las buenas noticias


Ahora pensemos en cifras positivas que nos pueden ayudar a disminuir esta brecha de inclusión, pues ahora la mayoría de las personas en nuestro país pueden adquirir un teléfono inteligente a costos más accesibles; en el 2018, la cantidad de usuarios de smartphones alcanzó un 87.7 % con respecto a las 121.8 millones de líneas móviles registradas (estudio realizado por CIU y publicado por Roland Alamilla).

Estas cifras aumentan a la par de un estilo de vida que se ha anclado a la tecnología; las generaciones más jóvenes tienen acceso para adquirir infinidad de cosas a través de sus teléfonos inteligentes: libros, música, películas, ropa, zapatos, comida, transporte y más. Si ya es posible acceder a todo esto de forma inmediata, tiene sentido pensar en acceder a servicios financieros libres, seguros, rápidos, sin necesidad de asistir a sucursales físicas, o tener una cuenta bancaria tradicional, de forma tan sencilla como solicitar transporte privado a través de una app.

De esta forma, las criptomonedas como nueva tecnología a favor de la inclusión financiera, son la alternativa a la bancarización, pues permiten tener billeteras digitales o wallets donde podemos resguardar el dinero, siendo nosotros mismos los dueños absolutos y con la capacidad de controlarlo de forma libre, sin necesidad de acudir a una sucursal bancaria física, sólo de una conexión a Internet y un teléfono inteligente para acceder a servicios financieros seguros, rápidos, sin costosas comisiones bancarias y sin importar el país donde nos encontremos.

Los proveedores de servicios financieros con criptomonedas se concentran en crear estos puentes entre la economía tradicional y la digital, para que todos puedan ser su propio banco y tengan acceso a servicios financieros utilizando únicamente su celular. La clave está en facilitar la experiencia de uso, que no se tenga que entender blockchain ni cripto para que todos se puedan beneficiar de ellas (así como hoy pocos pueden explicar qué es el Internet, pero todos lo utilizamos).

La inclusión financiera es una característica natural de las criptomonedas y del blockchain, pero su adopción e implementación tardará un poco por una cuestión generacional y de desarrollo. Dicho esto, recientemente se anunció la nueva infraestructura de pagos de Facebook, Libra. Una infraestructura operante mediante su propia criptomoneda que puede, en cuestión de un par años, lograr la adopción masiva de cripto. Los 2.3 billones de usuarios de Facebook tendrán acceso a una infraestructura de pagos global, utilizando el chat de la plataforma.

Lo importante es saber que hoy se está construyendo el modelo del futuro, un futuro inclusivo, equitativo, mucho más libre y que se encuentra mucho más cerca de lo que imaginamos.






SOLICITAR INFORMACIÓN
Nombre*
Apellidos*
Empresa*
Correo electrónico*
Teléfono
Sector
Comentarios