ÉTICA Y RESPONSABILIDAD SOCIAL

Por - CNEC
10-02-20 17:17

Propiedad intelectual: un derecho humano

María Elena Salazar. Consultora especializada en Transformación y Alineación Estratégica. Ha participado en proyectos de alta complejidad en diversas industrias del sector privado en México, Norte, Centro y Sudamérica. Asimismo, se ha desempeñado como consultora en la administración pública mexicana. Ha escrito para publicaciones en México y EU relacionadas con transformación, liderazgo y responsabilidad social. Tiene también experiencia como profesora universitaria.

 

Aquellos que tienen el privilegio de saber, tienen la obligación de actuar.

Albert Einstein

 

Dentro del inmenso flujo de información física, virtual y digital que se intercambia en la actualidad, se asoma un derecho humano establecido en 1948, es decir, hace ya 72 años. Este derecho humano es la propiedad intelectual, misma que está relacionada con las creaciones de la mente de diversas personas en pos de la innovación y el desarrollo, que constituye a su vez la forma en que colaboran con la sociedad y, en muchas ocasiones, también es su profesión de vida.  

 

En defensa de la creatividad y la propiedad intelectual

La propiedad intelectual está presente en todo nuestro entorno, y algunas veces por omisión, desconocimiento o alguna otra razón, pasamos por alto su trascendencia. La Organización Mundial de la Propiedad intelectual (WIPO, por sus siglas en inglés), establece que es uno de los elementos que genera el balance o equilibrio entre los creadores intelectuales y el interés público, que a su vez colabora para que la creatividad y la innovación florezcan en beneficio de toda la sociedad.


De acuerdo con los cánones de WIPO, dentro de la propiedad intelectual se encuentran: la propiedad industrial (patentes de invención, marcas, diseños industriales, indicaciones geográficas), y los derechos de autor (aplicables a obras literarias, musicales, diseños arquitectónicos y otros). En cada país, existe un organismo que coadyuva con creadores y sociedad para el logro de este equilibrio; en el caso de México, contamos con el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) y el Instituto Nacional de Derecho de Autor (Indautor), entre otros.


Esta cobertura a nivel mundial nos brinda los elementos para que como sociedad podamos crear y fomentar conocimiento; nos corresponde a los ciudadanos conocer la manera en que contribuimos a ese florecimiento de creatividad e innovación, que sin duda son mencionados por todos los expertos como condicionantes para el desarrollo económico y social que tanto anhelamos.

 

Contribución como sociedad

En México, de acuerdo con el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), debemos robustecer el conocimiento y la cultura de la propiedad intelectual, hablando específicamente de registro de nombres, marcas, logotipos, patentes, o de creaciones literarias. Con respecto al nuevo mundo digital, es imperativo acelerar el conocimiento en lo relacionado a protección de dominios de Internet, software y contenidos en general que se depositan en ese entorno.


Aunando en estos nuevos entornos digitales, es importante decir que incluso en nuestro día a día y nuestra gestión de redes sociales, interactuamos como creadores o como receptores de la diferente creación intelectual y de contenidos; contribuir a que circule en forma socialmente responsable es nuestro reto.


De hecho, como se menciona en el documento “La propiedad intelectual en los tiempos de las redes sociales y el Internet”, del Centro de Investigación e Innovación en Tecnologías de la Información y Comunicación del Conacyt, debemos avanzar en este conocimiento a la par del resto del mundo, ya que pese a que actualmente hay diferentes tratados y normas internacionales al respecto, se ha detectado que hace falta normar diversos aspectos. 


Es en este entorno digital en donde mayor vulnerabilidad hay y mayor énfasis debemos poner. Conocer los recursos con que contamos y aprender de ellos, es la clave. En este sentido, el Infotec de Conacyt brinda diversos tips, tutoriales, notas informativas y apoyo para poder lograr este objetivo; asimismo, se encuentra en constante movimiento de intercambio de conocimiento nacional e internacional para enriquecer la defensa de este valioso derecho, desde una perspectiva multidisciplinaria y con enfoque social, tecnológico y económico.


Es urgente que como sociedad nos documentemos, aprendamos y nos equipemos con la información para actuar y poder generar entornos que favorezcan la innovación y el crecimiento ético y responsable. A la par, en nuestra cotidianidad debemos asegurarnos de ejercer y respetar ese derecho humano en nuestro consumo de contenidos, marcas, patentes y cualquier otra creación intelectual.

 

Llamado a la acción

Gran parte del bienestar con que contamos, así como las invenciones tecnológicas que nos facilitan la vida, además de las creaciones culturales y científicas que disfrutamos en la actualidad partieron de una creación intelectual; reconocerlas y colaborar para seguir contando con esos “productores intelectuales” nos da un ganar-ganar, socialmente hablando. 


La propiedad intelectual nos llama a hacerla presente como uno de los estandartes de nuestra identidad como personas y como miembros de una sociedad. En tiempos actuales, en los que defendemos férreamente los derechos humanos, extendamos nuestra defensa a este derecho establecido en el artículo 27 de la Declaración Universal de Derechos Humanos. Crezcamos socialmente de forma equilibrada, poniendo al menos un pequeño grano de arena para así lograr el gran objetivo: la innovación y el crecimiento del país.






SOLICITAR INFORMACIÓN
Nombre*
Apellidos*
Empresa*
Correo electrónico*
Teléfono
Sector
Comentarios