ENTREVISTA

Por - CNEC
10-02-20 17:07

Hacia el futuro de la infraestructura en México

Eduardo Ramírez Leal. Ingeniero civil por la Universidad Autónoma de Nuevo León. Presidente de la Comisión de Infraestructura del Consejo Coordinador Empresarial, es actualmente presidente nacional de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC).

 


El Ing. Eduardo Ramírez nos platicó, en entrevista con Consultoría, Industria del Conocimiento, sobre la importancia de contar con un Acuerdo Nacional de Inversión en Infraestructura con el sector privado, el papel de la industria mexicana en los mega proyectos de la Administración actual, así como los retos y objetivos finales del Gobierno y las perspectivas de la CMIC.

                                                                                                                                                                                                                                                                

¿Cuál es la importancia de contar con un Acuerdo Nacional de Infraestructura por parte del sector privado?

Tenemos carencias en la materia; los últimos años el Gobierno ha invertido menos en recursos públicos. Cada ciclo, por falta de planeación a largo plazo se tiene que acudir a cumplir compromisos de campaña, no necesariamente los proyectos estratégicos o proyectados que el país requiere para ser más competitivo.

En los últimos sexenios el promedio fue de 2.5 % de inversión en relación al PIB en infraestructura, y son urgentes los recursos del sector privado. Vemos oportuno que el Gobierno propicie la participación de la iniciativa privada y generar oportunidades para este desarrollo; la industria de la construcción y toda su cadena pueden generar números para el 2020.

                                                                                                                                                                                                                                                                

¿Qué diferencía este Acuerdo de otros anteriores?

Aparentaba que no iba a dar oportunidad a la iniciativa privada para que invirtiera en infraestructura. Se había anunciado que se estaban haciendo revisiones de todos estos proyectos (carreteras, infraestructura hidráulica, hospitales). Pensábamos que el Gobierno sólo iba a propiciar que a través de la inversión pública es como se generarían las obras que se necesitan. Y consideramos oportuno que lo dinamice, anuncie, propicie y aplique.

Muchos de los primeros proyectos anunciados corresponden a concesiones ya dadas; los aeropuertos, por ejemplo, alrededor de 35 son concesiones hasta el 2050. En poco estaremos con Grupo Aeroportuario del Pacífico en Guadalajara, porque anuncia una inversión importante en el aeropuerto de Guadalajara, Puerto Vallarta y Tijuana. Queremos que se incluya a los industriales de la construcción de carga de cada región y por eso vamos a participar.

Entonces sí es importante y diferente a otros sexenios. En el 2012 nace la Ley de APP y se propician muchos proyectos, pero eran los grandes proyectos. Y en estas concesiones permite que la iniciativa privada participe. Tendrán un financiamiento extranjero importante, pero que esté siempre soportado con apoyo regional a través de empresas constructoras de la zona y en un esquema de asociación de alrededor del 30 %.

Es nuestra propuesta al Gobierno para que arranque dentro de estas posibilidades de concesión, beneficie, como nuestros proveedores principales de cemento, acero, madera, equipo pesado, equipo menor, todo lo relativo a la construcción.

En esta primera etapa solamente se habla de concesiones, no de las APP. Se habla de los primeros 70 proyectos en 2020, poco más de 400 mmdp, y si se lo sumamos a los 300.666 mmdp que ubicamos en las 12 dependencias que históricamente invierten en infraestructura (Pemex, IMSS, Sedatu), pues va a llegar a un número interesante.

Si por debajo de lo que la misma Cepal ha mencionado se debería invertir, al menos el 5 al 8 % del PIB en infraestructura, sumando lo que está en este proyecto, en este arranque de oportunidad de concesiones o aportaciones de la iniciativa privada con lo que está registrado en el PIB 2020 andaremos en el umbral, pero tenemos que seguir buscando mecanismos de certidumbre de participación privada.

Enfrentamos un problema grave de delincuencia y violencia. Aunque hay cautela, que el Gobierno esté dando la oportunidad en concesiones y llegue a suceder de nuevo la participación público-privada, se puede dinamizar mucho la economía, por lo menos en la construcción.

                                                                                                                                                                                                                                                                

Se habla más de los mega proyectos, de los que se podría dar contrato a empresas extranjeras. ¿Qué papel juega la industria mexicana y cuál es su nivel de competencia?

El Aeropuerto de Santa Lucía lo está construyendo la Sedena. Nuestra Cámara ha pedido que sea a través de una competencia entre empresas que dinamice a la industria. No lleva más del 2 %, seguramente va haber oportunidad de participar y vamos a seguir insistiendo.

En Dos Bocas, se ha licitado solamente el dragado (que ganó una empresa holandesa, que es especialista y tiene equipos para ello). Pero el Gobierno, a través de nuestras peticiones tomó en cuenta que solicitábamos integrar la participación de empresas de esa zona en los trabajos de tierra y mejoramiento de suelos. Los otros cinco contratos son de alrededor de 7 mmdp, que sumados a los 5 mmdp son 12 mmdp y no se ha contratado ni el 10 %.

Si se analizan los cinco contratos, es la ingeniería a detalle de todas las plantas que van dentro de la refinería. Una la ganó ICA y las otras son internacionales. No sabemos si participarán en la construcción, pero se ha dicho que en poco tiempo se puede iniciar y vamos a levantar la mano.

De lo que se ve construido en México, los constructores mexicanos hemos hecho el 99 %. Hoy subrayamos que el Gobierno debe implementar una política pública de participación en asociación con las empresas nacionales.

Sobre el Tren Maya, en dos tramos ya está en prebases. Por restricciones de capacidad técnica económica pocas empresas mexicanas participarán, pero hacemos el llamado que se les dé oportunidad. Tenemos un número vergonzoso de 96 % de pymes y sólo el 4 % de empresas grandes (en otros países es 70-30).

Estamos mal y tenemos un análisis de que así se ha conservado en los últimos cuatro sexenios. Necesitamos el apoyo del Gobierno en una política pública que genere oportunidades para más, que es el discurso del presidente de que llegue el trabajo a todas las regiones y a todos los niveles.

                                                                                                                                                                                                                                                                

Sobre el principal beneficiario de la infraestructura, ¿cómo asegurar que esa inversión va ser bien usada para el beneficio de la sociedad?

Nuestra Cámara hizo un intento en el año 2000 con el Gobierno de que existiera un Consejo Nacional de Infraestructura; estuvimos todos los profesionales del ramo, pero no logramos que avanzara porque necesitamos la voluntad del Estado de tener a expertos en las necesidades de cómo ser mejores en las décadas por venir.

Hay que hacer un estudio que garantice el beneficio a los mexicanos, ser un país más competitivo para tener mejores cifras en productividad. Lo hacemos desde nuestras empresas y en nuestras propias casas con nuestro gasto, nuestra educación, nuestra capacitación permanente, aunque en el país no hemos tenido éxito.

Hacemos equipo con la Cámara y los colegios para insistir porque no vamos a garantizar que lo que se está hoy invirtiendo es lo que estratégicamente se necesita para estar mejor mañana; no estamos tan seguros porque han sido decisiones del Ejecutivo en turno.

No contradecimos sus decisiones, queremos manifestar que nuestra industria es un activo, estamos al frente de empresas consultoras de ingenieros y arquitectos, y hemos desarrollado el país conforme a lo solicitado en los tres niveles de Gobierno, pero hay errores en la planeación a largo plazo. Se necesitan más recursos y es bueno que vengan propiciados por el Estado.

No alcanza el recurso público, pero debemos buscar proyectos que no nos hagan caer en competitividad. En el Foro Económico Mundial, el año pasado caímos cinco posiciones; este ciclo los números no van a ser alentadores; además se invirtió en menos recursos y no han escuchado a la sociedad a través de las organizaciones.

Los empresarios en cada área representamos a empresas que tienen 10 o 60 años, no le apuestan más que a su responsabilidad como tales en invertir o ejecutar su actividad económica de manera correcta, generando empleo, a través de mejor educación y capacitación.

La Cámara representa empresas que están listas para enfrentar este gran rezago que hay en infraestructura, y aplaudimos que participe la iniciativa privada invirtiendo y lleve el ingrediente regional con la participación de empresas mexicanas, pero hay que planear lo que sigue sin discutir si los proyectos en marcha son o no estratégicos; confiamos que el Gobierno ya hizo los estudios y tiene el soporte suficiente del porqué se está invirtiendo.

Vamos haciéndolo adecuadamente con eficiencia, eficacia, honradez y transparencia. Es interesante lo que vamos a enfrentar este 2020, que se dinamice el ejercicio público en los recursos; en años pasados estuvimos reportando desde la CMIC que no se estaban invirtiendo los recursos en tiempo y forma.

En noviembre reportamos que se había ejercido sólo el 35 % del presupuesto; la industria de la construcción decreció 6.9 %. No se generó empleo por 2.2 %, siendo que genera unos 6 millones. En un cuarto lugar de la industria de generación de empleo de las 262 ramas de la economía según Inegi, mientras la industria de la construcción impacta a 183.

Somos el motor y el termómetro de la economía, y en cuanto al PIB estamos en 9-10 %, un cuarto lugar de las industrias que más le aportan. Hacer alianza con el Gobierno ha sido estratégico y coadyuvamos con las acciones, pero tenemos que fortalecer el desarrollo interno y propiciar que la industria mexicana crezca.

                                                                                                                                                                                                                                                                

Sobre este Acuerdo, ¿cuál sería la perspectiva en lo que resta de la Administración?

Es importante se siga con él, que se dinamice no solamente a concesiones sino a las APP y lo que sucederá. La CMIC ha insistido que a esos proyectos que hoy posiblemente les falte estudios técnicos o de impacto ambiental, tenemos las empresas y el apoyo permanente para prepararnos para lo que sigue y hasta 24 con proyectos carreteros, de hidráulica, energéticos, en hospitales, y que los recursos públicos se canalicen bien para mantener también la infraestructura que hoy está desatendida.

Son muchos los recursos que se requieren y creemos que el Gobierno está buscando cómo enfrentarlo, así que la Cámara y otras más que están en Concamin, buscamos de la mejor forma ayudar para que sucedan las inversiones y los estudios se hagan en tiempo y forma, que se concluyan o ejecuten en los siguientes años, puntualizó el Ing. Ramírez.





SOLICITAR INFORMACIÓN
Nombre*
Apellidos*
Empresa*
Correo electrónico*
Teléfono
Sector
Comentarios