CNEC EN LOS MEDIOS: LA PANDEMIA Y EL TRANSPORTE

Por - Noé
14-07-20 10:14

La pandemia y las medidas para contenerla revelan la importancia de que la infraestructura y los servicios de transporte sigan funcionando en condiciones cercanas a la normalidad

Por: Mtro. Óscar de Buen Richkarday

Integrante del cuerpo académico del Diplomado en Asociaciones Público Privadas e Inversiones mixtas en infraestructura, organizado por la CNEC y la Universidad Anáhuac México.

@CNEC_Mexico

Publicado en El Heraldo de México, 14 de julio de 2020



LA INFRAESTRUCTURA de transporte, integrada principalmente por las carreteras, vías férreas, puertos y aeropuertos de un país, es esencial para todo tipo de actividades, tanto en las ciudades como en el medio rural.


Por ello, esa infraestructura debe estar siempre disponible y en buen estado, con objeto de hacer posible el movimiento de los automóviles, autobuses, camiones, trenes, aviones y barcos en los que se desplazan personas y mercancías en recorridos domésticos e internacionales.


Un evento como la pandemia del coronavirus y la adopción de las medidas para contenerla revela la importancia de que la infraestructura y los servicios de transporte sigan funcionando en condiciones cercanas a la normalidad, a la vez que obliga a replantear la visión de cómo deben evolucionar ante retos actuales y futuros, como la lucha contra el cambio climático y la pobreza, la eliminación de las desigualdades y la dignificación de la vida urbana.


Durante la pandemia, a pesar de la significativa caída del tráfico aéreo y de la demanda de servicios de transporte urbano como consecuencia de los esfuerzos para evitar la propagación del contagio, los servicios de transporte y su infraestructura han sido indispensables para movilizar al personal sanitario para la atención de la emergencia y para que las cadenas de suministro y abasto de alimentos, medicamentos y otros muchos bienes que se requieren para la vida hayan seguido funcionando y lo sigan haciendo hasta que la emergencia sanitaria haya sido controlada.

La búsqueda de una nueva normalidad compatible con las disposiciones sanitarias y la superación de la profunda crisis económica que ya está afectando a México implicará adoptar diversas medidas para que la infraestructura de transporte siga contribuyendo positivamente a la evolución del país.


En primer lugar, será importante dar prioridad a la conservación de la infraestructura existente para evitar su deterioro y asegurar su disponibilidad en condiciones idóneas para la circulación vehicular. También se requerirá aumentar su resiliencia, con objeto de adaptar sus condiciones para soportar los efectos de los fenómenos climatológicos extremos que puedan afectarla sin que se interrumpa su operación.


En las terminales de autobuses, las estaciones de Metro y los aeropuertos ya están siendo adoptados protocolos diseñados para reducir la probabilidad de contagio entre sus usuarios, y a mediano plazo es muy posible que se requieran adaptaciones en su diseño y sus condiciones físicas para ese mismo propósito.


Más adelante, la inversión en infraestructura de transporte también podrá convertirse en un factor de impulso a la actividad económica, pues la ejecución de proyectos de infraestructura tiene potencial para generar actividad económica y empleos en amplias regiones del territorio.


Debido a que la ejecución de esos proyectos de infraestructura requerirá recursos de inversión que muy probablemente no estarán disponibles en los montos indispensables para lograr un efecto sobre el conjunto de la economía, se requerirá acudir a fuentes de inversión distintas a los presupuestos públicos, y en ese contexto las Asociaciones Público-Privadas podrán ser útiles para atraer recursos privados a la inversión en infraestructura.


Lograr el propósito anterior exige generar las condiciones de confianza y certidumbre que el sector privado requiere para efectuar inversiones de largo plazo en infraestructura, así como identificar y preparar proyectos de inversión que ofrezcan rentabilidades atractivas para el inversionista privado.


PLANES


El marco legal existente permite el desarrollo de programas de infraestructura de transporte tanto a nivel federal como estatal, por lo que dedicar esfuerzos a la formulación e implementación de proyectos que impulsen la inversión en el sector resultará de la mayor importancia para la superación de la crisis y el mejoramiento de la infraestructura nacional.


A más largo plazo, una vez superadas la pandemia y la crisis económica, las nuevas políticas públicas en el sector del transporte y su infraestructura deberán apoyarse en la planeación, la innovación, la coordinación y la colaboración a todos los niveles para retomar la lucha contra el cambio climático, ya que la amenaza que éste representa no desaparecerá y junto a ella deberán proseguir los esfuerzos por reducir la pobreza y la desigualdad, así como por elevar la calidad de vida de las personas.





SOLICITAR INFORMACIÓN
Nombre*
Apellidos*
Empresa*
Correo electrónico*
Teléfono
Sector
Comentarios